lunes, 2 de junio de 2008

Desgarradora certeza...




A veces llega un momento en que uno comprende, mejor dicho, tiene la certeza de que hay cosas que no desea comprender o al menos prefiere no intuir. Sabe aquello que dicen esas miradas tan llamativas que rompen por dentro, conoce bien aquello que sueña con los ojos abiertos, encuentra mensajes en minúsculos detalles dónde en realidad no hay detalles y sobretodo descubre las enormes ausencias de besos, se pierde en los desiertos de su corazón y llora desconsoladamente invisibles lágrimas, como un niño.
A veces uno puede entregar, o mejor dicho creer en ciertas ilusiones que no desea entregar o quizás prefiere no alimentar. Cree en lo que le cuenta su pecho, siempre tan sincero. Suspira por los latidos lejanos de un corazón, ausente, que sueña con absolutamente todos los besos de amor verdadero que no va a recibir y anhela el dulce aroma de un abrazo, gusta de poder parar el tiempo en algunos momentos y sufre apasionadamente cuando se siente ignorado.
Desgarradora certeza que atormenta cada minuto vivido de un hombre enamorado.
XiViRiFlÁuTiC!!

2 comentarios:

Lola dijo...

Hombre enamorado...
Te ha faltado el ''No correspondido''. Tú mismo has dicho que cuesta de leer, y en cierto modo es así... Hay cosas que sientes que sólo puedes entenderlo tú mismo. Y a veces ni eso! Pero enfin, fuera de todo esto, yo te entiendo :)

Creo que siento lo mismo que tú, y todos siempre lo han sentido o lo sienten, o lo sentirán alguna vez. Pasa constantemente. Un besito. :)

PD: sencillamente brillante.

-F osca dijo...

Supongo que nadie es inmune a estos sentimientos rotos... No estamos solos! Pero, al menos yo, suelo obtener algo "positivo" del dolor: la inspiración. Me conformaré con eso, jeje

matias moreno aroca

matias moreno aroca

El grande